Ron Paul

Ronald Ernest Paul, el candidato que despierta las ilusiones en el pueblo norteamericano y hace temblar a los criminales del Nuevo Orden Mundial.

Para quienes aún no le conozcan, cosa posible gracias al boicot que sufre, Ron Paul es unos de los principales candidatos a presidente de Estados Unidos en las próximas elecciones de 2012. Rara avis dentro del tenebroso escenario político norteamericano, donde la norma es el embuste, el doble discurso, la corrupción y el servilismo más absoluto a mafias del crimen organizado y a “distinguidos” TERRORISTAS de traje y corbata.

Médico de profesión, ex militar y con una larga y coherente carrera política a sus espaldas, hace temblar a los degenerados corruptos del status quo cada vez que abre la boca para opinar sobre temas vitales de los que nadie parece querer hablar. Defensor de la Constitución y las libertades individuales, denuncia el gran fraude de la Reserva Federal, cuestiona la existencia del FMI y el Banco Mundial, condena la actual política exterior imperialista de los promotores del Nuevo Orden Mundial y propone que Estados Unidos deje de ser la “policía” del mundo, reemplazando la actual política de invasión y sometimiento militar, por una política de amistad y comercio con todos los pueblos del mundo.

Por este tipo de posturas tan beneficiosas para el pueblo norteamericano y justas hacia el resto del planeta, los grandes medios de prensa plutocráticos [1] al servicio de los señores de la guerra, el imperialismo y el Nuevo Orden Mundial (la tiranía más brutal que haya visto el ser humano), intentan hacer creer a la población norteamericana que este pujante candidato no existe o no tiene posibilidad alguna de éxito. Este boicot claramente antidemocrático y contrario a los más elementales principios del periodismo serio, se lleva adelante de un modo tan burdo, que deja en evidencia el bajo nivel moral, intelectual y profesional de esos que dicen ser periodistas, y no son más que prostitutas intelectuales, mercenarios de la desinformación al servicio de criminales con poder.

Este fenómeno, que no es nuevo, ha llevado al humorista Jon Stewart (video debajo) a realizar una parodia sobre el tema, sin embargo, mostrando ejemplos reales y ridículos de este boicot en acción, a manos de CNN, Fox Media, USA Today, etc.. Por un lado, inculcan al televidente la idea de que hay tres candidatos principales (los títeres del Nuevo Orden Mundial), evitando mencionar a Ron Paul, como si no existiera, y destacando candidatos que están POR DEBAJO de Ron Paul en las encuestas que los propios medios manejan. De hecho, en una gráfica que muestran en USA Today, donde Ron Paul aparece tercero, los comentaristas mencionan a los dos primeros, se saltean a Paul y mencionan al cuarto candidato. Tan grosero es, que el humorista se pregunta: “¿Cómo el libertario Ron Paul se convirtió en el piso 13 de un hotel?”.

La mejor prensa que el dinero puede comprar

Lamentablemente este fenómeno mediático de periodistas al servicio del embuste y de intereses inconfesables, no es exclusivo de Estados Unidos y se repite en todas los países mal llamados “democráticos”, privando al pueblo precisamente, de la libre información que hace que la democracia sea algo remotamente real. Cualquier persona con dos dedos de frente puede comprender que la base del sistema democrático, debería ser que el pueblo DEBIDAMENTE INFORMADO, sea libre de elegir entre múltiples alternativas. Con ese criterio en mente, es inevitable concluir que un sistema basado en que el pueblo es deliberada y sistemáticamente engañado, para inducirlo a “elegir” entre un espectro previamente LIMITADO y DIGITADO de opciones y candidatos, donde sólo destacan quienes tienen la aprobación y financiación de una minoría, no es otra cosa que una Plutocracia (gobierno de los ricos). Peor aún cuando esos ricos ni siquiera son criollos, sino que se trata de usureros y corporaciones trasnacionales sin ningún interés en el bienestar de la nación, a las que les resulta indiferente el caos social, la explotación salvaje de recursos naturales, la destrucción de la naturaleza y comprometer el presente y futuro de los habitantes que “democráticamente” inducidos a error, han puesto su país en manos de títeres corruptos de una banda de criminales internacionales.

[1] Se dicen “democráticos”, pero en realidad lo que fomentan y defienden, es un sistema de gobierno bajo el cual un puñado de banqueros multimillonarios, dueños de las grandes cadenas de desinformación, engañan elección tras elección al pueblo para que “libremente” elija a uno de los candidatos/títeres al servicio de estos grupos de poder.